Theme Layout

Theme Translation

Trending Posts Display

Home Layout Display

Posts Title Display

404

We Are Sorry, Page Not Found

Home Page
Por Rosa Ma. López Collazo
La banda alemana pionera del heavy metal ofreció un par de conciertos en nuestro país, uno de ellos en la Arena Monterrey y otro más en la Arena Ciudad de México el pasado jueves 6 de septiembre, presentando su Final Sting World Tour. La banda española Avalanch fue la encargada de abrir el concierto poco antes de las diez de la noche ante lo fans ansiosos que ya esperaban a Scorpions. Con gran aceptación presentaron su propuesta musical por alrededor de 40 minutos, para dar paso al momento esperado. Las tres inmensas pantallas al fondo del escenario proyectaron San Bernadino Valley 1983, haciendo alusión al Festival de California y asi saltaron al escenario uno a uno de los integrantes.
James Kottak dio inicio al show comenzando a tocar Sting in the tail, el recinto completamente repleto enloqueció, reviviendo el ambiente ochentero que contagio a las distintas generaciones ahí presentes. Make it Real, Is there anybody there y The Zoo, mantuvieron a la audiencia de pie que no descansaría durante toda la noche. Los visuales acorde a cada canción animaban a los fans que lidiaban por conseguir alguna de las baquetas conmemorativas que Klause Meine regaló miestras cordialmente saludaba Buenas noche México. Entrando en calor Klause mostro cambio de vestuario, paso de un saco con estoperoles y gafas negras a un chaleco muy metalero, que volvió locas a las chicas que no dudaron en llevarle flores. Así mismo Kottak se quitó la playera mostrando su tatuaje ROCK & ROLL FOREVER que desato la euforia de los presentes. Continuaron con Coast to Coast y Loving you Sunday morning posando la bandera mexicana sobre el escenario. Rudolf Schenker presumía su magnífica colección de guitarras con cada canción. Una de ellas lo caracteriza portando el logotipo de la marca alemana de autos Volkswagen. Send me an angel seguida de Holiday interpretadas acústicamente fue uno de los momentos más emblemáticos y memorables de la noche. Los cinco integrantes en el centro del escenario demostraron su afecto a los espectadores que siempre los reciben con calidez. Klause Meine señaló que México es un lugar muy importante para ellos Muchas gracias, siempre los llevamos en el corazón. Con una bandera alemana y una bandera mexicana entre sus manos Klause interpreto otra balada Raised on Rock, mientras en las pantallas aparecían fotografías de toda su trayectoria hasta alcanzar su mayor éxito. Después vino el momento de Kottak Attak, uno de los momento más divertido y a su vez nostálgico de la velada pues se recrearon las portadas de toda su discografía, mediante escenas actuadas por James Kottak que ondeo la bandera de México, portando un típico sombrero de charro, brindando e interactuó por un largo periodo con los asistentes que respondían a todas sus peticiones. El final se aproximaba mientras Matthias Jabs demostraba su destreza en la guitarra con Six string sting para continuar con dos temas clave Hit between the eyes y Big City. Despues del clásico encore Scorpions regreso con las rolas clásicas, obviamente de las más esperadas, Still loving you, Wind of change, proyectando imágenes de la caída del muro de Berlín, No one like you y Rock you like a hurricane
¿Realmente será el final de Scorpions?, esperemos que no pues Rudolf Schenker, Klaus Meine, Matthias Jabs, Pawel Maciwoda y James Kottak, conforman una banda más importantes, legendaria, talentosa y representativas del rock que se merece tener más tiempo de vida.


Leave A Reply